Mi querido Octavio

Sigo con mi serie de poemas dedicados a grandes poetas. Este poema está escrito pensando en los maravillosos versos de Octavio Paz.

 

El viento es aire, siempre de viaje,

agreste y demandando tu oleaje

Desbocando las riendas, carruaje

del grito desvanecido del paisaje

Quien pudiera versarte como nadie

Quien pudiera ser rosa y también aire

Yo también callo en grito,

sedienta de tu espuma te recito,

entrelazando manos en la nada…

Altos muros de agua, aguas blancas

Aguas enternecidas de palabra,

para dejarte un soplo de esperanza,

agua de sol, azul, en agua calma

el agua bendecida por el alma.

Anuncios