¿Por qué diablos existimos?

Colisionarse a sí mismo,

ser liviano,

para levitar en gravedad

y reconocerse

en anticuerpo,

el rayo cósmico,

que desbarata todos los asientos

y nos revuelve dentro.

Recobrar el manual de Majorana*,

los ángeles de custodia

adentrarme en sus mares,

atravesando el muro de su tacto,

revirtiendo la formulación de mi mirada,

estar en negativo,

no estar, o sí estar,

imprimirse en positivo,

enajenarse con el caos

y desligarme de la irrealidad de mis sentidos

Admitámoslo,

la partícula no se comporta diferente porque la miras,

es que tu percepción la enmarca

en una trayectoria presuntiva.

Los ojos son traicioneros,

tanto,

como la propia mente,

en el mercadillo de las bagatelas,

un aforismo,

una máxima,

unas presunciones.

Admitir que no hay nada seguro,

es preguntarse,

por qué diablos existimos.

*Ettore Majorana, físicoitaliano, desaparecido sin dejar rastro hace ochenta años, dedicó su vida aestudiar los neutrinos y sus antipartículas.¿Por qué diablos existimos? Es la gran pregunta. Quizá nunca podamos responderla. Todo lo que percibimos esta lleno de subjetividades, pero eso es realmente  vivir, desde un yo limitado, pero maravilosamente humano.

Anuncios

Identidad

El vértigo de una partícula,

rechinando

sobre los bordes de mi conciencia.

 

Ninguna infinitud se normaliza,

en la gravedad ajena,

cuando somos átomos,

como manzanas,

pretendiendo la comprensión de este misterio

que nos une y nos ata,

nos retoma

entre la indentidad del Universo.

 

En este pequeño espacio

donde soy yo,

“Ser o no ser”

soy o no soy,

esa pregunta,

retumba como un eco

y se colapsa en las ondas de tu nombre,

porque tú me renombras

en la incertidumbre de todas las respuestas.

 

Miles de imágenes de yo,

en proyección,

sobre un tú ileso,

sobre un yo ileso.

La naturaleza elige cuando me miras.

Percepción

Tu mente descifra un código

sobre un paisaje incoherente

por eso cuando no le miras,

la luz tropieza entre sus partículas,

modificando las imágenes

que te has de encontrar a tu venida.

Una proyección imaginaria

editando tus planos.