Ganas

Tengo ganas de abrazarte desde dentro

Atravesar el mar de tus espejos

Prender las luces del sol para arroparte

en lírica cadencia geométrica.

Tengo ganas de abrazar este momento

y conquistar la complicidad del agua

esa inusual inocencia entre los ritmos

de sus gotas quebradas sobre el cuerpo

Tengo ganas de abrazarte desde dentro

 

 

 

 

Existe un hilo que teje

Existe un hilo que teje

las almas a sus colores

y entrelaza los amores

por muchas complicaciones

Y te recuerda en en la calle

por tu ruido al caminar

por la farola encendida

que anunciaba la primera

que llegabas al portal.

Te recuerda cada día

en la noche que llegó

el temple entre las cortinas

de aquel reflejo del sol

 

Amor que en el alma queda

Amor que siempre te aguarda

el que espera, el que revive

cada mañana hacia el alba

 

Por las veces que perdiste

por aquellas que ganaste

por los besos que me diste

por aquellos que guardaste

 

Y es que es difícil llorarte

cuando te tengo presente

y qué difícil  dejarte

a pesar de estar ausente

 

 

 

 

Luna de junio

Besarte hasta el aroma de tu risa

Besarte hasta la nuca de los tiempos

hasta que la noche entrelace las flores

que han de adornar el lecho de tus ojos

besarte y navegarte a ochenta nudos

en pulso acelerado hacia tu rostro

en la luna callada de este Junio

 

 

 

Zapatos rojos

Toda primavera merece unos zapatos rojos

para taconear viento y bailar la brisa

de sus caricias recostadas en mis pies

Todo un concierto de hierba y amapolas

zizageante sol en este mayo

que improvisando un sueño entre sus rayos

me recuerda tu aroma entre mi piel

 

Tejado

Todos tenemos nuestro tejado

donde repostar alas y exhalar viento

donde las manzanas crecen en las tejas

rojizas sobre la excelencia del silencio

todos tenemos nuestro tejado

para subir desde dentro

y añorar hacia fuera

ese color templado de tus besos