Linaje

   Dice la leyenda artúrica que existen muchos reinos, guardando el grial. Quizá, la verdadera encomienda no es la tutela de ninguna posesión. Contrariamente,  lo que ha de custodiarse no es una copa, un plato, o un referente histórico, ni siquiera la memoría de alguien, sino nuestra propia esencia; la fuerza para mantener la claridad en la mirada.

               

   No beberé del agua de la inclemencia,

          ni de la ausencia de calor en los pasillos de la espera,

                        ni de ese ver al otro objeto, al otro perdido, en un yo no soy de esos,

                            destierro hacia el submundo inanimado.

 

                     No me sentaré a la mesa de los sabios

                 pero compartiré el azúcar de las manos tendidas,

                     ante los ojos de un niño que voltea las láminas de  un dibujo,

                         en los templos de la selva

                             

No creeré en las palabras de soberbia:

                   La impaciencia, el fracaso, la histeria, la noche, la sombra, la duda, el deseo, el ansia, la desolación y también el amor son tan humanos,

                  como los brazos recostados sobre el regazo madre

                         de todas las tormentas.

     Por eso, no quiero salvadores, ni hechiceros ni profetas

            quiero manos frágiles, ardientes, emotivas,

manos coronadas,

                       en el Outeiro Rei de todas nuestras vidas

                 

 

 

 

Anuncios

Los más bellos poemas

 

Los más bellos poemas se escriben con hechos

con golpes de brisa que en el frío invierno

rescatan las hojas de un simple cuaderno

escrito de vida y de sentimiento

historias de lucha y de entrega en silencio

 

Los más bellos poemas se escriben con manos

que entregan palabras,  instantes, momentos

cuando la catástrofe, tormenta o incendio

parece cerrar las puertas del cielo

tornados de espuma entre los avernos

 

Sirenas, arneses, camillas, mangueras

con manos que curan, con ojos que alientan

ofreciendo abrigo, una taza caliente

con brazos abiertos al sol de poniente

irreverente al acero rigor de la muerte

insumisos al instinto de perderse y de perderte

 

Los mejores poemas se escriben con hechos

Velas que encendidas rebotan versos

flores que improvisan en tu sueño un lecho

aliento de vida, profundo e intenso

 

Tú eres realmente valiosa

 Cuando vivimos con nuestro propio verdugo y la relación no es sana se inicia un camino de sufrimiento, un bucle permanente de espacios de calma y dolor, del cual es muy difícil salir. He intentado ponerme en el lugar de las personas que han sufrido maltrato, para dedicarles este poema.

 

Tú eres realmente valiosa

 

Cuántas veces me negué, cuántas

encogí los hombros para caminar invisible

mirando hacia el suelo,

contando bordillos para poder llegar sin lastimarme

cuántas veces miré con esos ojos- herida

clamando un rescate de mi angustia

Rescate imposible porque yo

seguía ahogándome con mis propias manos

En el mismo sitio, en la misma baldosa

cada vez más fría y más rota

Cuantas veces me escondí

Y aprendí a tener un rincón secreto para mis sueños

Dentro de una caja de cartón

Cuantas veces volteé una y otra vez una moneda

preguntándole al oráculo la salida

Perdí la alegría, la empatía, las ganas

Y dejé de contar las fases de la luna

Como una hormiga diminuta

No queriéndome ver, ni sentir

Pero una voz dijo BASTA

Basta de mendigar un buen trato,

Basta de arrastrar los pies por las aceras

Basta de ver pasar la vida sin vivir

Y me hice fuerte, me hice valiente

Al fin y al cabo, ya nada tenía que perder

Ya estaba muy abajo

Ya precisaba supervivir

y subí los peldaños de cinco en cinco

para llegar a las murallas y respirar

Y me hice libre,

para bajar y subir las escaleras a mi antojo

Para equivocarme con la talla de los zapatos

y poderme reír,

Reír hasta el amanecer

 

Por esto ahora yo estoy aquí

para enseñarte que se puede abrir la puerta

para acompañarte en tu subida

para consolarte en tus caídas

y para pedirte que no permitas más que te maltrate.

porque solo una lágrima tuya vale más que cien mil palabras de perdón

porque tú  mujer de las mil lunas

Eres realmente valiosa.

 

 

 

 

Invisibilidad.

Las notas que hoy exprimen mi cabeza no son armónicas,

ya no hay tinta, ni rima,ni estrofa encadenada

hoy golpean las letras jugando a ser intrusas en su propio recuerdo

asinfónicas.

inacabadas.

solas.

Las notas que hoy comparten tus espacios no son armónicas,

ni tónicas,

son quizás pequeñas huellas incapaces de expresar lo que llevan dentro

cuando observan

silentes,

insolidarias,

ausentes

la invisibilidad del sufrimiento de los hombres

mártires en yugo

mientras tú te comes un yogur

hojeando impasible las hojas del periódico.