Sábado 15 de abril

            No hay nada más poderoso

             que transformarse desde dentro.

               Sábado, 15 de abril

        La luz del mediodía

       debilita la sombra de los árboles

       mientras la naturaleza se cobija

       en los muros del sol.

       Las hojas de mi olivo aletean

       al paso de los pájaros.

La madera invita:

construye en mí tu nido

       tu reposo

       sin dejar de volar.

       Imagino el lenguaje silencioso

       de sus raíces bajo tierra

       y la generosidad de su materia

        para el sustento de la vida.

         

La tierra alimenta la buena hierba

         la tierra alimenta la mala hierba

                 el cauce de los ríos

                          y el musgo de las piedras.

         Ella no juzga sus frutos.

         Los abraza

        para que crezcan hermosos

        en los poros de su piel.

        

Su palabra se funde

         se transforma

         en grano sobre mi mano.

 Como una madre inmensa

         la tierra no habla da.

         Mientras las ráfagas de luz

      que se cuelan entre las ramas

      observan

        cómo mis pies se elevan

                                                danzantes

para festejar el fruto y su candela