Aliquid pro Aliquo

La semiótica de los labios.

el signo,

aliquo,

mar abierto,

ese inmenso oleaje que imanta tu boca,

desperezándose,

marcando la horizontalidad de las líneas

sobre las que escribir nuevas frecuencias.

 

Anuncios

Posibilidades

En la otra realidad//

en paralelo

zigzaguean las posibilidades

Y puede, es posible

que en el bosque no se encuentre el lobo

 

o quizás ya esté muerto

o estando vivo

sea quien lleva la cesta a la abuelita

para cobrarse una mísera propina

con la que perderse en alcohol en la primera taberna

en la que el cazador le espere para jugar al tute

y cobrar su mala suerte en los dardos de sus ojos

Puede, incluso, que la abuelita sea el cazador

y que caperucita nunca haya recorrido,

ningún tramo con una capucha roja,

porque su madre se la tejió verde camuflaje

el día que fueron a elegir las lanas

para mimetizarse con los árboles…

En paralelo

como gajos de manzanas asadas,

en las hebras de una naranja,

en las cerezas

que habitan en mi boca

tu beso puede ser aún todavía más intenso.

Compás del viento

Déjame agarrar tu mano,

unirme a tus pensamientos,

abarrotando tus besos,

desbaratando tu aliento,

Inigualable cual verso

que se apaga y que se enciende

que se enerva, que comprende

y deja sin argumento

A todo lo que yo siento

 

 

Y es que es rojo este silencio

y son dulces los cimientos

de los besos que aquel día

me dejaron escondida

una flor en la cortina

 

Voy imaginando el cielo

en cada compás del viento

para regalarte un trozo

por cada vez que te tengo

entretejido a mis ojos,

calando mi pensamiento

que retoma, que resurge

en la barrera del tiempo

 

Y quién quiere serlo todo,

cuando puede ser beso,

que se quede muy pegado

como la piel al deseo

a todo lo que yo quiero

en cada compás del viento

 

 

 

 

 

 

 

Sin leyenda

No quiero hilo rojo para esperarte,

ni rosas azules para no aguardarte.

No quiero mensajes, ni espejos que hablen,

no quiero leyendas de sitios distantes,

ni hadas escondidas en  suerte de ángeles,

ni historias perdidas en alguna parte

 

porque si tú me besas,

yo te beso,

construyéndome,

ideándote,

en un castillo de colores y de instantes