Coruña

Clave en FA, pentagrama, sol al viento,

Batir de olas resucitando el tiempo,

Golpear de la espuma sobre el cuerpo

Una nota pausada mar adentro.

El cielo escribe color sobre el océano,

Composición imperiosa de ventanas

Donde las lunas abrazan las palabras,

Para mecer tu piel cada mañana,

En rima femenina,

Galerías,

Sobre la calma tenue de la  dársena,

Y la fuerza del Orzan en la mirada.

Anuncios

Nube tóxica

 

Puede que esto sea una nube tóxica

Una explosión de humo, dispersándose

sobre las ventanas de mis ojos.

Ya no hay carbón que nos ensucie,

tampoco que nos caliente,

la estufa ha dejado frio el comedor

y ya no se oyen los cristales de los platos,

nada suena, nada estorba

porque ya nada es presente

retozando sobre el fregadero.

Las maletas, dispersas, sobre la puerta

disputan su salida.

 

Es curioso, entre las rendijas,

sobre las que transpira el mediodía

solo veo un paisaje de palmeras.

 

Quizás al otro lado de la calle

existe un espiral de caracolas

que me lleve hacia el mar

el mar inmenso

mar purificador, mar rompeolas

sobre todos mis contornos.

Es el inmenso paraguas que anticipa

mis primeras sonrisas de febrero.

 

 

Cien rosas para una golondrina

 

En un vuelco, la nube, impredecible y fría

es sombra sobre el mar del faro que la guía,

curioso porvenir escrito en profecía,

con olas encalladas sobre la marquesina.

 

El mar, majestuoso, impone su salida

Inmenso, ensimismado, en la marea viva

 

Y es que el vivir semeja a veces a esta rima,

Salvaje, encadenado, indómito en el día,

y a la noche que viene, en aire retenida,

como aguardando el roce de tu ropa en la mía

la cadencia del viento en clave que mitiga

el ardor de tu nombre y la luz que tú miras.

 

En un vuelco, la nube, impredecible y fría

el  futuro insolente del reto de la vida:

Un ramo de cien rosas para una golondrina