Hija del viento

Cuando todo era azul

y el agua chapoteaba sobre sus propios pies

surgió la melodía,

esa música que fue creando nuestro mundo

desde una paleta de partículas indivisibles

Esa melodía

que ahora vuelve a sonar

con el trino mayor del clarinete

mientras dibujo sobre mis paredes

aquel abanico multicolor

Qué difícil es respirar

“cuando no puedo apartar los ojos de ti”

Definitivamente, pienso, somos viento

en este corto viaje que es la vida

Anuncios

Cuento/ Conto

 

Pensando unha historia, lémbrame aquel conto

dunha dama triste e un trasno pequeno

Cal trasno e traveso, durmíase nun sobre

e escondía cousas, non se nunca onde

para que a dama cando as quixese

sempre as buscase, máis nunca tivese

A pequena dama xa desesperada

Imploraba ao trasno que sempre lixeiro

dáballe o achado, gañándose un bico

Algo imaxinado,  pouco mentireiro

Unha realidade que cambia dun brinco

toda tempestade e a cor do teu nome

Fica nos meus ollos, troquela esta sorte

Feixe que xa non sexa figura entre lúas

que vaga en desertos, ríos e torrentes

A pequena dama fixo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

aquel feo trasno convértese en neno

Din, aínda, se queres, durmido,

podes velos xuntos xogando entre o trigo

ou chapoteando nas augas do miño.

…………………………………………………………………………………….

Pensando una historia, me recuerda un cuento

de una dama triste y un duende pequeño,

cual  trasno y travieso,  dormía en un sobre

y escondía cosas en un sitio nuevo

para que la dama cuando las quisiese

siempre las buscase y nunca tuviese

La pequeña dama ya desesperada,

imploraba al duende que siempre ligero

le daba el hallazgo, ganándose un beso

Algo imaginado y algo de mentira

Una realidad que cambia y que rompe

Toda tempestad y el color de tu nombre

Mírame a los ojos, convierte mi suerte

Haz que ya no sea figura entre lunas

que vaga en desiertos, ríos y torrentes

La pequeña dama hizo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

y aquel feo trasno se convierte en niño

Dicen, todavía, si quieres, dormido,

puedes verlos juntos jugando entre el trigo

o chapoteando en aguas del miño.

——————————–

Los ojos de la moura/ Os ollos da moura

                      Hacía tiempo que los viejos ya no contaban historias terribles de los Mouros. Nadie ya creía que pudiesen ser una realidad, ni que habitasen en un castro sumergido cerca de la isla. Pero este acontecimiento iba a cambiar la suerte de un joven marinero. Su embarcación se enrocó en la costa de la isla y fue arrastrada por  una gran corriente. Sus ojos llorosos anticipaban un terrible final, pero no fue así. De las aguas se alzó una mujer rubia con ojos de un intenso azul, tan intenso como el mar fiero que golpeaba la costa. El joven marinero al verla, temió más por su vida. Recordó en un instante todas aquellas historias de mouras que se transformaban en serpientes para atrapar a los marinos. Pero esta no era una moura al uso, era una moura buena. Utilizó toda su fuerza para detener la tempestad y poner el barco a salvo.

                       Sin embargo, cuando parecía que estaba todo calmado, una larga figura negra surcaba los mares. Los infiernos reclamaban la vida del marinero. La moura suplicó a la muerte le pidiese cualquier cosa, pero no se llevase al marinero. La muerte accedió si le cambiaba sus ojos. La moura no dudó. Cambió sus azules ojos por aquellos ojos negros inquietantes.

                     Una vida por unos ojos. Podrás verlos paseando por la playa, el marinero guía a la moura de ojos negros. Él es ahora sus ojos y ella sus pulmones. Se les ve felices.

 

———————————————————————————————————-

     Facía tempo que os vellos xa non contaban historias terribles dos Mouros. Ninguén xa cría que puidesen ser unha realidade, nin que habitasen nun castro mergullado preto da illa. Pero este acontecemento ía cambiar a sorte dun mozo mariñeiro. A súa embarcación se enrocó na costa da illa e foi arrastrada por unha  gran corrente. Os seus ollos llorosos anticipaban un terrible final, pero non foi así. Das augas alzouse unha muller loura con ollos dun intenso azul, tan intenso como o mar fero que golpeaba a costa. O mozo mariñeiro ao vela, temeu máis pola súa vida. Lembrou nun instante todas aquelas historias de mouras que se transformaban en serpes para atrapar aos mariños. Pero esta non era unha moura ao uso, era unha moura boa. Utilizou toda a súa forza para parar a tempestade e poñer o barco a salvo.

                       Con todo, cando parecía que estaba todo acougado, unha longa figura negra camiñaba sobre os mares. Os infernos reclamaban a vida do mariñeiro. A moura suplicou á morte pedíselle calquera cousa, pero non levase ao mariñeiro. A morte accedeu se lle cambiaba os seus ollos. A moura non dubidou. Cambiou os seus azuis ollos por aqueles ollos negros inquietantes.

                     Unha vida por uns ollos. Poderás velos paseando pola praia, o mariñeiro guía á moura de ollos negros. El é agora os seus ollos e ela os seus pulmóns. Véselles felices.

 

Cuento/ Conto

Pensando una historia, me recuerda un cuento

de una dama triste y un duende pequeño,

cual  trasno y travieso,  dormía en un sobre

y escondía cosas en un sitio nuevo

para que la dama cuando las quisiese

siempre las buscase y nunca tuviese

 

La pequeña dama ya desesperada,

imploraba al duende que siempre ligero

le daba el hallazgo, ganándose un beso

 

Algo imaginado y algo de mentira

Una realidad que cambia y que rompe

Toda tempestad y el color de tu nombre

Mírame a los ojos, convierte mi suerte

Haz que ya no sea figura entre lunas

que vaga en desiertos, ríos y torrentes

 

La pequeña dama hizo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

y aquel feo trasno se convierte en niño

 

Dicen, todavía, si quieres, dormido,

puedes verlos juntos jugando entre el trigo

o chapoteando en aguas del miño.

——————————–

Pensando unha historia, lémbrame aquel conto

dunha dama triste e un trasno pequeno

Cal trasno e traveso, durmíase nun sobre

e escondía cousas, sempre un sitio novo

para que a dama cando as quixese

sempre as buscase, máis nunca tivese

A pequena dama xa desesperada

Imploraba ao trasno que sempre lixeiro

dáballe o achado, gañándose un bico

Algo imaxinado,  algo de mentira

Unha realidade que cambia e que rompe

toda tempestade e a cor do teu nome

Fica nos meus ollos, troquela esta sorte

Feixe que xa non sexa figura entre lúas

que vaga en desertos, ríos e torrentes

A pequena dama fixo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

aquel feo trasno convértese en neno

Din, aínda, se queres, durmido,

podes velos xuntos xogando entre o trigo

ou chapoteando nas augas do miño.