¿Despiertos?

Intrusiva

mi mente

sobre tu ropa

La ínsula

de mi cerebro

retocando

los matices

de tu ausencia

renombrando

en 3D

tus amuletos

para traerte de nuevo

desde mi sueño

hacia mi sueño

Quizá

tal vez

sea cierto

que estamos despiertos.

 

Anuncios

Bailemos

En ocasiones, basta

con una bombilla en un cuarto para sentirte iluminada,

Si es así, por qué no cambiamos,

la desazón por un arco iris

impermeable a los desconciertos,

necesitamos poco para poder atravesarlo

barnizando nuestros matices.

 

En ocasiones,  basta

que estés allí, en el otro lado,

y podamos bailar imaginariamente.

Unas velas que traigan sueños,

un paisaje, la luz atravesando la ventana

y esa canción que tanto te gusta.

Es lo que importa.

Bailemos.

 

 

Poema. Universoespejo.com. Pilar Astray Chacón

imagen obtenida de Pexels-photo. Cedida por Tim Gouw

En lo que no me dices

Hoy el papel me sabe a chocolate amargo

esa sensación que me deja tu pregunta

cuando comprendo  en lo que no me dices

lo que sí me dices, entre líneas

 

 

Este papel que sabe a chocolate amargo,

por mucho que la caja de bombones

lleve forma de estrella,

espesando mi pensamiento

 

No se desdibuja mi nombre

No hay destierro de agujas para coser mi piel

no lo creas,

no tengo lástima de mí,  yo voy de asueto,

hace tiempo que he arrojado al vacío el corsé de mi tiempo

Tengo lástima de ti, porque te mides

en los centímetros de mis desgarros

 

Curioso es el amor que se proclama,

cuando las luces abiertas al día

niegan, en lo que no me dices,

la sinceridad de tu palabra

 

Y es tan absurda tu medida,

tan doliente,

que no podré ser cómplice de nuevo en tus miradas,

por mucho que la vida,

me traiga flores con tus manos abiertas

envueltas en colores

 

 

 

Atraparme a ti

Quiero visitarte con mis versos

dibujar todos tus recorridos

idearte en el pliegue de tu boca

transmutando sentidos

atraparme a ti y desviarme

convergente y presente

los días y las noches de delirio

sobre la encrucijada de mis ojos

 

 

 

Donde los tejados se cruzan con el suelo

 

No hay espejo de luz en la palabra clara

pues no se necesita más luz que la mirada

 

Donde los tejados se cruzan con el suelo

se cierran los destinos apalabrando cielos

donde todo es posible el buscador de sueños

que se quedan prendidos del amor que es sincero

agita ya sus nubes abrazando de nuevo

y descuelga en las horas ese simple te quiero

 

 

Suerte

Vengo para posarme en tus rodillas

abandonarme en tus brazos

mutar en los abrazos

que han de suceder

Vengo para pagarte sonrisas

entre mil diamantes

eternas dibujantes

de lo que he de querer

Vengo tintineando la suerte

de una buena hechicera

Espirales de fuego

quebradas en el vuelo

que perdimos ayer

Vengo con la maleta de sueños

destronando misterios

volteando hemisferios

para amarte sin miedo

rotando en un te quiero

pegado a nuestra piel

 

 

 

 

Un espiral pequeño con un lazo

Un espiral pequeño con un lazo

la flor que olvidé de madrugada

los suspiros que quedaron en el suelo

y la promesa de volver mañana

el alma dolorida en esa pausa

finita e ilusoria de los besos

de oráculo incierto en la palabra

y sonido de amor agreste en roca

Receta milagrosa para el verso

que todavía atisba una esperanza

entre el azul del día que converso

va calmando la sed de tu mirada

Un espiral pequeño con un lazo

y la flor que olvidé de madrugada