Rebeldes al olvido

Afirmaría tu presencia,

en este  instante,

en el que rozas mis labios

en rebelión al olvido,

ese rocío revolucionario, atrincherado

en la resistencia de mi boca.

 

Muchas veces,

aunque no lo creas,

Te siento.

 

Fotografía:  Un alfabeto para amarse

https://www.amazon.es/alfabeto-amarse-Pilar-Astray-Chac%C3%B3n/dp/8494868780

 

Anuncios

Imagina

Imagina,

sobre todos mis mapas

tu paisaje,

los árboles

acariciando

la libertad del agua,

tus ojos discurriendo,

corriente contínua,

navegantes

al juego de mis manos.

 

Yo te anhelo

presente,

luz del día,

sobre todas las caras de mis dados.

Burbujas

 

Pronto vino el amor y la palabra,

el amor, el no amor, la destemplanza

y la gruta acallada de las sombras,

hiriéndonos la espalda,

derramándose,

en los rincones de aquella nuestra casa.

 

Luego volvió el amor, acariciando,

todos los contornos de mi ropa

y creí en la isla de su nombre,

en la bandera del sol

y en la esperanza.

 

Muchas veces pienso

que somos burbujas,

cada cual,

con una idea

de lo que debe ser amar,

de lo que debe ser el otro.

Burbujas,

que no se rozan,

pero sí se contaminan,

demandando,

que la otra se le parezca,

que la otra sienta,

que la otra diga,

que se inhunden

convergentes.

 

Puede ser que la idea nos persista

martilleándonos las noches,

y los días…

no hay amor felizmente imposible,

pero tampoco felizmente posible,

sino se deja un poco de amar,

cuanto menos te amo

mejor nos queremos,

cuanto menos te quiero,

mejor nos amamos.

Las burbujas,

caen de bruces al suelo,

quemarropa,

tú y yo en diagrama,

tú y yo en stand by,

consumiéndonos.

 

Amor imperfecto

No hay nada perfecto

lo políticamente correcto,

resulta peor corsé que la esperanza,

lo que se espera de ti,

lo que se espera de mí,

y de nuestra historia.

 

Yo soy un ser defectuoso,

navegando en los mares del reproche

y también un ser desesperado

por el sabor imponente de tus labios

y la paz que me dan tus abrazos

las buenas noches en el whatsapp

y aquel emoticón

que hicimos nuestro código secreto.

 

Pemíteme que te ame

imperfectamente.

Todavía queda tiempo

para escribir nuestra nueva historia.

 

Hay veces

Hay veces que el cielo se cierra

atragantando la atmósfera,

y callan los tiempos

y la luna,

y hablan de más las gaviotas,

revolviendo ausencias,

replicando,

sobre un mar de palabras extendidas.

 

Hay veces que se muere el amor

cuando no debiera hacerlo.

 

 

Constante

Te veo,

desde mi ventana

y solo puedo pensar en ti.

 

Es tal mi necesidad de tus ojos

que he demolido el muro,

cercano

al rosal de tu jardín.

 

Lo sabes,

Te quiero

cuando el viento suave mece

tu pelo y la noche alza

todas las dimensiones.

 

Hay una aurora iluminada

que no entiende de espacios

ni de limitaciones,

una puerta

hacia el universo transitable,

la misma magnitud,

esa pureza,

de no anticipar lo reversible.

 

Somos una constante

la carga elemental

y permeable,

unos polos imantados

bajo el claro de la luna.