La búsqueda

Perdidos en una selva,

hay demasiada vegetación para ver el camino,

y aun así maravilla la frondosa alegría de la vida,

reclamando su sitio,

sitio….

cuál es el nuestro, me pregunto

si algún día podremos encontrar el oasis,

allí donde siempre haya paz.

 

Disgusta la guerra por la supervivencia

y es curioso

jamás nos hemos liberado de blandir la espada,

en lucha impetuosa en la memoria,

contradictoria realidad que debilita

la fuerza que nos traba y nos revela.

 

Añoramos,

un lugar donde repostar silencio,

un lugar,

ese sitio de bandera blanca y tregua abierta,

ropa lavada sobre el verde,

sintiendo,

como el sol nos devuelve la mirada

buscar entre las sombras,

y abrigarnos

en el azul del mar.

 

Ya no resulta posible

seguir solos

y todo el andamiaje

que lleva hacia la torre de los nombres,

lleva marca de espinas

 

Quizá no podamos asirnos

a ninguna rama,

las arenas movedizas cubren la cabeza

y derrotan la espalda.

 

Cuán lejos el paraje donde reposa el arte,

cuán lejos el pasado nos antoja,

dibujar la sonrisa escrita verdes talles,

cuánto miedo al derrumbar la tarde,

en una soledad que ya aprisiona

y nada que nos calme.

 

Somos caminantes

zoombies…

entre la publicidad de las colonias

y las cápsulas milagro.

 

Dónde habrá un asidero,

la fuente y el grial.

el mare Nostrum

que nos devuelva

a la salvaje realidad de nuestros ojos.

 

 

Anuncios

Soltar una estrella…

Tengo que recitar un poema de León Felipe, Drop a star, suelta una estrella…y mientras lo releía se entremezcló otra historia sobre deshacer el eterno retorno para avanzar. Quemar etapas es posible, pero cuán difícil es soltar una estrella… (si se tiene)

 

Quiero hacer una hoguera con todas las sonrisas

y que ello no suponga mal agüero,

bendecir la sal que rocía mi espalda

no retornar las cepas ni las vides,

y secar esa lágrima que tanto me acostumbra.

Quiero hacer una hoguera,

dinamitar en fuego la tormenta,

no es más que un aguacero

y yo tengo mil paraguas para despedirme.

Vuela estrella hacia el firmamento,

Descuida,

no volveré a llorar,

pero no te prometo

que todas, todas las noches

desde mi ventana,

no quiera atrapar tu luz en mi bolsillo

y volver a la casilla de salida.

 

Reflexiones al borde del pijama

 

             ( Y tan al borde) ¿Y si los feos se apoderasen del mundo?. Jajaja. ¿Os divierte? Pues no es broma, esto que digo está basado en unos curiosos estudios universitarios. Centrémonos. ¿Qué entendemos por feo?.  No me refiero a aquellas personas con unas facciones menos agraciadas, sino a aquellos super-feos. El plus de los feos. Son aquellos que sorben la sopa interminablemente mientras les queda un fideo entre la distensión de sus incisivos. Si esos, que a la par sonríen, fideo al viento, con exhibición altiva de sus mejores caries.
Ya..jaja.. sonreís, y no os creéis lo que digo. Pues ahí va la prueba:

            Los feos, dicen, crecen y se multiplican con mayor facilidad. Un análisis de la Universidad de Oxford, (benditos estudios de las Universidades) afirma que los más feos, de manera inconsciente,”aumentan sus posibilidades de fecundación con diferentes hembras”. Y es que, después de analizar varias especies, concluyeron que los animales más atractivos eyaculan menos líquido seminal que los machos feos.  Bueno, yo no sé qué pudo entender el sesudo investigador con ese concepto de “animales más atractivos”, ni como midió el líquido seminal  (en parámetros de cantidad o calidad) o si el  señor investigador, tuvo en cuenta, como variable, que “más es menos”

      Los feos, dicen,pasan desapercibidos y tienen menos riesgo de ser objeto de estudio.Expertos de la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica, hallaron que los científicos deciden estudiar a los animales más bonitos sobre aquellos que tienen una apariencia fea.Digamos que esto tampoco nos mola. No… nos pasamos al bando de los feísimos, porque no deseamos nos estudien.

        Esto es más preocupante. Dicen que” ligan más “. Otro estudio realizado por Carin Perilloux, Psicóloga de Colegio de Massachussets. Después de estudiar el comportamiento de 96 hombres y 103 mujeres universitarios, concluyó que aquellos varones que no se intimidan por su apariencia física (cualquiera que esta sea) tienen más éxito entre las mujeres.
Vamos, Carin, preciosa, esto es “de libro”. El trabajo de campo no es lo tuyo, cómo no van a ligar, digo yo, si había más mujeres que hombres feos…Que ni a Felipe segundo…
Y para colmo, la Universidad de Valencia nos dice que son más inteligentes.

        Que ya lo digo yo, que cuando hay un estudio de una Universidad, todo se complica…

                   Bueno, pues a dormir, que ya va siendo hora.

Meditación

La tarde aguarda,

desencajando mi mirada

sobre la imagen de telediario

de un niño hambriento.

Sangre sobre las guerras de los hombres

Los rostros se desdibujan,

No hay abrazos.

Me tapo con una manta,

pretendiendo,

buscar abrigo ante la barbarie.

De lejos, la música de un anuncio de colonia,

los faustos del vodevil,

una corona de flores para el banquete,

de una novia sin abrigo.

 

Regreso.

No hay espacio para las etiquetas

es de noche,

origen, fuego, nube,

santo y seña de mil identidades,

todo en equivalencia,

uno y todo.

Por eso

no hay nada tan falso como el éxito

ni tan vacío como la avaricia.

 

Aquelarre

 

Hagamos un aquelarre

para inhundar de sal todas las lunas

en la primera marca de equinoccio

ya no hay muérdago suficiente

para acallar tanta herida

 

Este acontecer que reiventa días

no deja de imponer la descordura

sobre el mapa de un sádico

la invención extrema

de un depredador de ángeles cautivos

lobo para el hombre, lobo para el hombre

lobo o hombre

marchitado por sus genes

inoculado del virus canival en su sangre ausente

 

Los sueños se agolpan formando un pelotón desconcertado

sin escalera de emergencia

en el albedrío de la vida

sueños de tronos en cartón piedra y espadas de papel

sobre contenedores de plástico

en un firmamento desabrido

 

Hagamos un aquelarre

para inhundar de sal todas las lunas

liberemos a nuestra progenie

hagamosle saber que no son culpables de nada

que ya bastante heroico es el vivir

fabricando recortables infantiles

sobre la sombra absorta de un futuro incierto

 

Liberemos a nuestra progenie

de seguir encantando serpientes

pues por miles de cabezas que contemos

sin espejos y sin melodías

el golpe más certero

es cerrar su cesta para siempre

 

 

Hagamos un aquelarre

para inhundar de sal todas sus lunas

sobre el fuego de luz encaramando

al indómito estrellato de lo humano

Un castillo de naipes para la cosecha

de las nieblas futuras