Donde los tejados se cruzan con el suelo

 

No hay espejo de luz en la palabra clara

pues no se necesita más luz que la mirada

 

Donde los tejados se cruzan con el suelo

se cierran los destinos apalabrando cielos

donde todo es posible el buscador de sueños

que se quedan prendidos del amor que es sincero

agita ya sus nubes abrazando de nuevo

y descuelga en las horas ese simple te quiero

 

 

Anuncios

La prosa en impostura

                   Puede que el mejor poema lo escribiera alguien a quien no vamos a tener oportunidad de leer. Quizás fue un vagabundo que lo perdió tras una gélida noche- como se escribe en el banco, no tenemos tiempo- o tal vez su autora  lo perdió cuando limpiaba una casa o atendía a unos ancianos; quizá se hizo en un asilo, en un Hospital infantil, en el patio de una escuela…quizá…no lo veamos nunca porque no existe un destino selectivo que impida que las grandes cosas se pierdan ¿O sí?

                         Puede que haya demasiada prosa impostada en forma de poemas

 

No dejes que la prosa, quebrantando sus líneas

                                         se presente cual verso

                                        impostor de sus rimas

                                             absuelta por decreto

                                        la esencia de la lírica

                                            deshilando palabras

                                             de pose entumecida

 

No dejes que la prosa te aturda y te reviente

       carente de recursos, de sinalefa ausente

                 atropellada, trémula, lejana e invidente

                       empapada en ideas de voluntad imberbe

 

                No dejes que la prosa ni siquiera lo intente

 

  Dejemos que el poeta se verse en Poesía

enarbolando aludes

                 sobre la piel sentida

Paseante hacia el sol                             

                              de mediodía

 

Verbigracia

Reporta la mañana  los sonidos

del aire que batea las palabras

Crujir del viento entresacando olvidos

por todo aquello que imponga semejanza

 

Enjuto en luz el torso y la semblanza

un remolino de aire que me alcanza

onda expasiva que, por verbigracia,

desaconseja del sol toda esperanza

 

Reiterar, repetir, un sentimiento

sacudiendo las tejas de la calma

para perderme en mí por un momento

palpando la ventisca que desarma

la verdad del silencio entre dos almas

 

Esos bendidos ojos que me abrazan

no aciertan a entender complicidades

importándose en mil identidades

a la par que me hieren y arrebatan

 

Lejos están la gloria y la bonanza

del verbo que partió de madrugada

quizá ahora tan solo resta gracia

para asumir la historia inacabada

y volver a escribir en tu mirada

 

 

 

 

Aquello que tal vez nunca escribiera

Mis manos son hoy las pasajeras

de un papel en blanco detenido

y no saben qué decirte cuando escribo

aquello que tal vez nunca escribiera

si nunca te hubiera conocido

 

Y es que este espacio no es sino una espera

de un más vasto y abrupto recorrido

del amor que no fuera conocido

 

y no hay sombra que la verdad cubriera

ni viento que cruel pudiera

resistir a la flecha que Cupido

clava sobre mi sien cuando te miro

 

 

Mis palabras se agolpan viajeras

recorriendo tu cuerpo junto al mio

y no saben qué decirme cuando digo

que aquello que tal vez nunca sintiera

tal vez aquello que nunca he sentido

se entrelaza entre ambos con un hilo

resistente a los tiempos y al olvido

 

 

 

Mi motivo

 

                    Sé que es una opción entre muchas. Sé que muchos de vosotros entendéis necesario que la poesía revele la patológica realidad de esta sociedad. Pero yo hace tiempo inicié un camino por y para la estética. Es en los sentimientos positivos donde encuentro el aliento de la vida. Por esta explicación, este poema: Mi motivo

Mi motivo

Pudiera escribir hoy los versos más terribles

pudiera hacerlo,

quizás  versos amargos, acuchillados

en el gemido sangrante de la impotencia

He visto lo suficiente.

He descendido a  muchos infiernos,

troquelando los tiempos imposibles

He dialogado con miserables

tropezado de bruces con la indiferencia del mal

he visto dolor, duelos, delirio, locura, fuego

y el azar que significa que puedes ser un objeto en la diana de cualquier psicópata

Conozco la miseria y la debilidad del hombre

la siempre injustamente tratada sensibilidad de las madres

el dolor hiriente de todas las víctimas

pero justamente por eso

jamás escribiré esos versos tristes

ni esta noche ni ninguna

Nunca dejaré de dar música a mis versos

No abandonaré la rima

pues en cada tono y en cada verso

quiero clamar la alegria, la vida, el ímpetu y la fuerza

solicitando suenen vuestras notas

poetas por la poesía

para que unidas a las mias

demos sonido de amor al camino hacia la vida.

 

 

 

Que sea Alejandrina

Si es rima para amar que sea Alejandrina

catorce y ya no más, en siete dividida

el beso que se encuentra, en la pasión perdida

de piel contra tu piel, perderme sin partida

y encontrarte después, cual eco que nomina

lo que ya es de los dos, en suma compartida

Ya sea en verso ves, ya sea en verso o prosa

en asonancia libre, que siempre la retoca

cada tarde de abril, el olor que me arropa

el roce de tu miel, cruzándome la ropa

y por quererte amor, es el amor que evoca

en esta consonancia extrema de tu boca