¿Despiertos?

Intrusiva

mi mente

sobre tu ropa

La ínsula

de mi cerebro

retocando

los matices

de tu ausencia

renombrando

en 3D

tus amuletos

para traerte de nuevo

desde mi sueño

hacia mi sueño

Quizá

tal vez

sea cierto

que estamos despiertos.

 

Anuncios

Aquella rima de Bécquer

 

En esta noche que envuelve

las alas de tul del sueño

van despejando mis nubes

aquel pasado recuerdo

 

Aquella rima de Bécquer

que leíamos al tiempo

entre pausas de silencio

y entre latidos de ébano

 

Quién diría que soy otra

que aquella de aquel invierno

en que abrazada a tu ropa

y en corazón más que inquieto,

 

alzaba mis ojos negros

 

Y hoy, cuando ya me envuelve

las alas de tul del sueño

aun brilla el húmedo fuego

y se apresura el aliento

Hoy, que la tarde se impone

en gris sobre el amplio viento

ya no hay rima que destrone

ni poeta que impresione

el amor que por ti siento

Pesadilla

Hay veces que  me siento temblar

Inapreciable e invisible

sobre el extremo de una cuerda

indivisible con mis pies

No me caigo

sostenida en el sueño

 

El aliento del precipicio

provoca un escalofrío sobre mi nuca

la alerta del abismo

No tengo más cuerdas

Pesadilla

Una caja del deseo

 

Existe una caja sin dueño

en un corazón perdido

esa caja del deseo,

de aquel botón descosido,

de aquellos roces furtivos

y por furtivos perdidos,

de aquellas noches sin sueño

apresando sus latidos,

entre sentimiento y fuego,

en llama siempre prendido

 

Una caja del deseo,

alguien encontró la llave

en clave de amor herido

y atrapado entre  sus labios

ese corazón perdido

no teme ser confundido

y siente, porque está vivo

nunca es tarde, ya te digo.

para comenzar de nuevo

y vivir lo no vivido