Dos noches( y tres días)

Tres días y dos noches,

pudiera ser el inicio de cualquier oferta publicitaria,

de una escapada a los infiernos.

Tres días en tu ausencia desgarrada,

tras el coraje del desánimo,

sobrepasando la espera,

amordazando todos los miedos

 

Tres días y dos noches,

dos noches como dos siglos,

clavándose los segundos,

desesperados

pegados al teléfono.

 

Es duro el silencio,

y la duda,

tras la sombra postrada

en tu fotografía

 

No me llores

2 noches y tres días

mintiéndome,

porque no te puedo llorar,

se me han secado las lágrimas.

Anuncios

Pequeño

Sentirse pequeño,

sufriendo en las aceras de la impotencia,

cultivando las flores del miedo,

sin poder cambiar

el camino.

Sentirse pequeño.

temiendo serlo,

pensando

que el pie es demasiado grande para no aplastarte

 

¿y sí todos gritásemos?

voz al viento,

para que nos devuelvas el eco,

El pie es simplemente un sueño de madera

No hay nada más pequeño,

que creérselo.

ACORDE EN TRES

   Vivir implica una evolución constante, cambio sobre cambio. En ocasiones sentimos el vértigo de este movimiento y nos aferramos al pasado. Tememos. Que el tiempo por venir sea pleno depende de la capacidad de soltar, de adaptarse, de modificarse.  Y de ahí misticismo del arpa y la gaita. Alegre y meláncolico. La esperanza del partir y la melancolía de lo que se deja, en definitiva el temor al paso del tiempo.

       Suena el poema como el son un bardo na nosa terra ancestra/ en nuestra tierra ancestra.

 

         ACORDE EN TRES

Suena el arpa, acorde en tres

Triada en tercera y tónica

Torque a fuerza, gran trisquel

Comienza el bardo a leer

cuenta cuentos, cuenta historias

todo está por suceder

 

En intervalo las notas

escalera entre peldaños

y con los toques de antaño

suena la gaita y las horas

te recuerdan al ayer

cuando saltabas las olas

salpicándote los pies

contando dunas en marzo

atrapando caracolas

 

 

Suena el arpa, acorde en tres

cuanto tiempo, cuantas rocas

cuanto temor a un traspiés

cuantas noches a deshora

para no saber volver

ni dónde vamos ahora

 

Qué difícil entender

que quizás por lo que lloras

es porque temes perder

lo que tú ya no valoras

todo está sin suceder

 

 

Parece una paradoja

un acertijo al revés

que la soledad ahoga

y  nos lleva a no dejar

lo que se debe soltar

para no encontrase a solas

 

Avanza la tarde en reto,

lo que sabes ya lo ves,

y en un círculo completo

lazo y nudo de otro tiempo

entrelazado en tu piel

 

Suena el bardo, cuenta cuentos

triada en acorde en tres

Parece que lo he contado

Todo está por suceder