SUPERNOVA

                 En ocasiones la vida nos sorprende con acontecimientos que determinan un cambio brusco. Lo importante es que esta transformación no implique una pérdida total y que tras ella podamos emprender otra vez un nuevo rumbo.

           Este poema, utilizando como metáfora la supernova, nos habla de esta autodestrucción por la resistencia al cambio.

 

Cuando la nube ya gira

en un espiral de flores

la cinta de tus colores

ya se ilumina en el mar

 

Es tu estrella la que brilla

Es el ciclo de la vida

El calor que lleva al fuego

de la juventud prendida

Siempre en constante jauría

en expansión compelida

por el frio seductor

 

La vejez te lleva al hielo

encorsetando tu vuelo

y mudando tu color

 

Pero, ay tú, mi querida amiga

resistente más que fría

haces explotar tu herida

en bronca aceleración

y sorprendida entre luces

ya no te das por vencida

resistiendo la estampida

acolchada en un neutrón

que se detiene en lo denso

para manejar los tiempos

en constante interacción

de la juventud perdida

y  tu cambiante atracción

 

Se va trocando tu día

el viento te convertía

a medida que morías

 

Progenie de nebulosa

en doce masas solares

con remolinos dispares

más allá de vendavales

mi querida estrella airosa

aún impresionas hermosa

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Piedra, papel, tijera

Water drop

 

Piedra

Hay quien vive afirmando la nada en el vacío,

gritando en un acantilado al viento,

o realizando apuestas contra las fechas del calendario,

en el engaño de que el tiempo le favorece.

 

Otros viven engulléndose a sí mismos

entre cosas inservibles a otras dimensiones

tanto plástico determinando sus fronteras

 

Papel

Los hay que viven afirmando el todo

buscando luz en la inmensidad del océano

en la memoria colectiva, los primigenios metales

y los consabidos preceptos del inconsciente

 

Otros realizan apuestas sobre su identidad

en el engaño de que la soledad no les comprende

compartiendo un emoticono permanente

repelentemente impostado

 

Tijera

Los hay que viven afirmando el propio tiempo

como queriéndose comer la vida enérgicamente

Peldaño a peldaño, reto a reto, minutos

Y parecen desear llegar a ese final

que al mismo tiempo tanto temen

 

Piedra, papel, tijera

 

El fin, quizás la nada, quizás ese todo

quizás el propio tiempo que se descompone

Y siempre está ahí para recordarnos

que lo único cierto es que quizás ni siquiera estamos

donde creemos que estamos

Ni somos

lo que  creemos que somos

 

Piedra, papel…tijera

Por eso rasga el velo de tus noches y atrapando los sonidos

Llénate de esa nada, todo, tiempo

Detenida en la simpleza de una piedra

sobre círculos de agua

agitando la corriente para decirnos

que  lo realmente importante

existe  en el movimiento de la vida.

 

 

 

Tarde en gris

Caen las hojas del calendario,

una a una, mientras observo

esas fotos de flores que lo adornan

las miro, te miro y no me veo,

ya no pienso qué traerá este año

y el futuro se vuelve previsible

 

Las paredes tienen humedades

el papel de mi casa se despega

va pasando la vida

estoy pero quizás no lo debiera

me alejo sin una pista

no hay batalla perdida

sin retiro

ni tregua sin paraguas que me asista.