Aquel viaje

A la hora de partir a un último viaje

nos trae el pensamiento la última factura

lo que a la amor le dimos, eso es nuestro peaje

lo que al amor negamos, nos vuelve en amargura

Las manos ya no tejen alegres mariposas

los ojos ya no abarcan las lejanas llanuras

todo lo que esta cerca, es lo que nos arropa

lo que nos es de dentro, ya plegado en arrugas

Más allá de la pose que enmascara la ropa

y las lentes de aumento, aun pese la cordura

de saberse partiendo, sin que ninguna duda

nos fuera esclarecida, pese a las largas horas

Sabéis que lo que queda es aquello que dimos

los besos que entregamos, las lágrimas en vino

aquellos vendavales de furia y de delirio

entrelazados cuerpos en juventud henchidos

Y sabes, aun le siente, tan clara y tan hermosa

por mucho que los años estrechen el camino

su báculo, su emblema, la flor de su destino

ella, su amada y reina, emperatriz de rosas

A la hora de partir al último viaje

evoca el pensamiento la última factura

 

 

 

Anuncios

Viejo

Era viejo.

lento, pastoso, cansino, cansado

era torpe

sus ojos vidriosos en débil abertura

no acertaban siquiera a verte

Creo que se olvidó tu nombre

no sabía dónde hallar sus calcetines

ni calentarse su propio desayuno

Era viejo, diantres, era viejo…

¿Y tú?

Qué alejado te ves y te describes

como si fuera distinto lo que vives

de lo que él vivió por ti un día

Qué alegoría

nadie es eternamente joven.