Sin naufragio

A veces naufragamos hacia dentro

aunque no se humedezca la madera

y el navío rumbo firme nos prescriba

la receta de una luna prisionera

A veces, naufragamos sin creerlo

Y es la arena eterna pasajera

de la estrella del norte que se agita

en el universo de nuestras esperas

disgregando las rutas entre nieblas

ancladas a la luz de sus fronteras

A veces, quizá, si a veces, estamos tan cuerdos

que sentimos como naufragamos sin creerlo