Siempre duele

Hay veces que la vida te da un quiebro,

empujándote a un bucle casi agónico,

desencuentros, silencio, desencuentros

más silencio y espera detenida.

Y por más avisado que parezca

ese golpe acallado, amortiguado,

el peldaño se impone

y siempre duele.