Ella

                     Ella había alcanzado una edad

                     en la que ya no se desean tormentas

                     sino primaveras.

                     Su pelo delicadamente gris

                     iba formando vetas

                      de colores,

                     rebelde a la monocromía.

                     Él buscaba un bálsamo

                     para su soledad.

                     Cuando la conoció

                     entendió le era accesible,

                     un buen arreglo,

                    para su trasnochada imaginaria.

                    Y desempolvando sus artes

                     de conquista, pretendió besar su mano,

                     mientras le decía guapa.

                     La mujer depositó suavemente

                     sus lentes sobre la mesa

                     y le miró fijamente,

                      como se mira a los impostores.

                     No, gracias.

                     No quiero conocerle.

                     Quien desconoce las profundidades del océano

                     no puede resultar buen navegante.