Anti-tesis

Dicen que el infinito es anónimo

que todo es rayo y luz,

y no hay lenguaje que comprenda

la cápsula en idea,

yo disiento

pues tus besos

son firmamento imantado hacia nosotros

Mi verso  tiene materia terrestre,

salpicante del polvo de la atmósfera,

nominando los soles

de nuestro  universo reconocible.

Será por eso, que tanto me gusta esta vida,

siempre existe eternidad,

cuando el viento arremolina la tarde

anunciando lluvia,

mientras me acaricias

y nos miramos

desde la ventana

de los tiempos.

 

 

 

Anuncios

Muchas veces te siento

Afirmaría tu presencia,

en este  instante,

en el que rozas mis labios

en rebelión al olvido,

ese rocío revolucionario, atrincherado

en la resistencia de mi boca.

 

Muchas veces,

aunque no lo creas,

Te siento.

Hagamos un poema

Hagamos un poema,

 

conjugado,

en la métrica del vino y  de las rosas

desengranado,

en el alfabeto de los cuerpos,

las vocales amantes

y la matemática perfecta de tus labios.

 

Hagamos un poema

pero hagámoslo,

en la  masa madre

de la factoría de los versos,

esos versos deslizantes,

en cascada,

sobre las cordilleras

que han de tomar el nombre de tus besos.

 

Hagamos un soneto,

alegoría,

encrucijada en metáfora,

del bosque más nuestro,

repleto de arándanos y moras,

incesante,

entre dos cielos,

siempre navegante

entre las laderas de tus ojos.

 

Hagamos un poema.

Poetízame

No existe mejor viaje

que aquel que hacemos sin fecha de regreso.

Por eso tus besos se pegan a mis labios,

resguardándose

entre las barandillas del silencio

no son necesarias las barreras

para transitar las vías

y ser girasol hacia la lluvia

agua en el desierto

impenetrable

balanceándose

en el arco iris del comienzo.

 

 

 

 

 

 

 

LLamada

Tu llamada es un universo

un sol en poniente

sin quiebra de infinito

Tu llamada es puente de nubes

rozándome la piel

la sal de mi mirada

Tu llamada es un universo

porque tus besos

no saben de distancia

posándose

susurrándome

sobre mi oído

que volverás a llamarme cada tarde