Dos noches( y tres días)

Tres días y dos noches,

pudiera ser el inicio de cualquier oferta publicitaria,

de una escapada a los infiernos.

Tres días en tu ausencia desgarrada,

tras el coraje del desánimo,

sobrepasando la espera,

amordazando todos los miedos

 

Tres días y dos noches,

dos noches como dos siglos,

clavándose los segundos,

desesperados

pegados al teléfono.

 

Es duro el silencio,

y la duda,

tras la sombra postrada

en tu fotografía

 

No me llores

2 noches y tres días

mintiéndome,

porque no te puedo llorar,

se me han secado las lágrimas.

Anuncios

Incoherencia

Incoherente, mi espacio

sigue recordándote,

renombrándote bajo mi curvatura,

clamando tu regreso.

 

Google siempre me recuerda que estás vivo,

los sitios más visitados,

los parajes más desconocidos,

y esa presión que impone retomarte,

cada mañana entre mis búsquedas.

Alerta de pantalla. No hay mensajes

en la bandeja de los sueños.

 

Por más que preciso tu olvido

atrezo angustiado por la pérdida,

por más que lo preciso,

que me exijo, tu olvido,

mi mente insumisa

trae a mí cada uno de tus besos.

 

 

 

Abandonándose

Hay veces que el amor no es que falte, es que es precario, insuficiente, por mucho que esté presente. Son esas relaciones que persisten, por rutina, pero nos van ahogando cada vez más.

ABANDONÁNDOSE

Añoro aquella risa que dibujó la tarde,

esa suerte de ángel vendida en todo a cien,

aquellas ilusiones expuestas a las mías,

el fuego de tu ropa, el sentir de la piel

Era todo tan fácil, pudiera ser mañana,

o tal vez en enero, cuando viniera bien,

nada tenía límites,  y todo era posible

imaginado, intenso, derecho y del revés…

Pero la vida cobra peaje en desventura,

ya nada es lo que apura,

tu ausencia en la presencia,

se cobra mi derrota,

y aunque surja la duda

Ya nada es como ayer..

Me siento encarcelada, atada, algo apagada

me siento y no lo sé…

A veces

 

A veces,

con un solo gesto,

se rompe el castillo de naipes

la cordura,

marchitando las piezas del puzle

y ya no hay velas que calmen los atardeceres

 

A veces,

con un solo gesto,

se quiebran, se agrietan las paredes

y todo es un tsunami,

arrebatando,

los deseos

que ayer se postraban  sobre las barandillas

de nuestras miradas.

 

A veces,

con un solo gesto,

el dolor te empapa

tanto…

que se pierde

el sentido de verte.

Nada es eterno y,fue

Dice Victor Hugo que ” el remordimiento es la nube roja donde el sol se pone”

 

Nada es eterno y fue,

toda la vida

desde destierro en sombra pasajera,

errante en los misterios de las lunas

en la pasión callada de la ausencia

imaginante en noches de papel.

 

Nada es eterno fue,

furia pausada,

en sus  brazos amantes,

en las rosas

sedientas de su caliz,

abrazando

la inmensidad del pájaro

y la palabra

invasora de su ropa.

 

Nada es eterno y fue,

una mañana

que eclipsó su mirada. Ella partió

y todo se hizo noche ensangrentada

 

¿Puede quizás el fango perdonar la luz?

Puede el agua lavarse en nuestras manos

germinar las montañas, resurgir

cuando nada es eterno, pero fue

toda la vida

 

Perdida entre las hojas

Pudiera cortar y pegar un emoticono

en la puerta de mis sensaciones

para decir que estoy  en el borde

de un monumental precipicio,

de detenerme en aullido, grito de posesa

desesperadamente perdida entre las hojas

que bordean la arboleda hacia mi casa.

Por mucho que camine descalza

sobre el arco iris,

no puedo verme,

no puedo oirme.

ya no sé cómo tunear la conversación

para que no resulte ridícula.

no puedo verme en tus ojos

porque en tus ojos

solo hay orgullo

Tarde

Perdí las coordenadas de tu cuerpo,

extravié el mapa de mi norte,

la brújula de todo sentimiento,

unos doscientos días y otras doscientas noches.

 

Yo sabía que un día llegaría

muy tarde ,

ese recuerdo de aquella tu venida.

Qué lejos el amor, qué cerca la partida

Malbaratando el sol la luz del día.