Todo

¿Y quién quiere serlo todo

cuando puede ser un beso,

que se queda muy pegado

a todo lo que deseo

cada vez que yo te tengo?

 

Anuncios

Deseo

 

Que no haya  despertar

sin que me encuentre,

los besos en tu espalda y la palabra

tendida de deseo

e insurgente

a la conformidad de la rutina

y que sean tus versos,

que lo sean,

los que cubran de amor mi madrugada,

porque no hay tiempo

para no despertarse

sin sentirse.

 

Subversiones

Destiendo la ropa en el patio de tus ojos,

buscando la subversión de tus sentidos,

la aurora que irrumpa la rebelión de las formas

en la marejada de todos los pensamientos.

Lo confieso, me gusta recostarme sobre tí

pensando

que todos los océanos son abarcables

Circunloquio

La rugosidad de las caricias,

el tacto pasajero

de una mano altiva,

crujir de dedos en el arriate de las promesas,

de los verbos insatisfechos

y de las flores que nunca poblarán el mediodía.

 

Porque  todo eso no me complace,

prefiero la suavidad de tus arrugas,

la aspereza de tus manos,

y esos ojos, mar batido, mar abierto,

tempestuoso,

sobre el acantilado de mi ropa.

 

 

 

Claridad

Tus manos,

viajantes,

entre las nieblas,

tu claridad

enarbolando la bandera

de la seda y del tacto

la pauta sosegada de la noche

deslizándose,

sobre los pliegues de la ropa

 

No es difícil amar

cuando la vista

tropieza con el faro de tus ojos.