Agua

Tú,

conoces el agua

que desboca

los manantiales.

Yo
recuerdo los tonos

de la vibración precisa

para inundar llanuras.

Y cuando confluimos,

se eclipsan las mañanas,

se mutan los compases,

 bemol y sostenidos,

sin casi respirar,

buscando aliento

entre los labios.

Anuncios

Mi regalo

Lo único importante

es besarte

hasta que el nuevo día,

nos traiga el sol sobre la piel dormida.

Por eso,

si me besas,

no preciso ningún otro regalo

Cobarde

Me duelen tanto sus lágrimas

que hoy te llamaría cobarde,

por no amar lo suficiente,

por no salir a buscarla, calle abajo,

aunque fuera preciso descender a los infiernos

y hacerla reina de tus besos.

 

Hoy te llamaría cobarde.

Ella no es feliz

mientras tú musitas

a regañadientes

su nombre,

creyendo que su vida empieza

en tu ombligo.

 

Hoy te llamaría cobarde,

pero el espejo me transporta

a otra dimensión,

años arriba

y te veo viejo, gris, atormentado,

gritando a los cajones y a la mesa

golpeando su ausencia,

martilleando el nombre

de una mujer que desconozco

 

Y agradezco al destino,

más de lo que tú creerás nunca,

por su bien

que hayas sido cobarde.