Y si fueras navegante entre sus ojos,

marino entre su piel,

el oleaje,

aquel cuyas palabras escondidas,

revelan el viento que acaricia

sus cabellos al anochecer.

No estamos tan lejos.

Solo hace falta

que la brisa disipe las nubes

para encontrar nuestra isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s