Tierra firme

A veces no sentimos nuestra tierra firme,

todo es hostil y ausente,

y olvidamos,

que somos aire, fuego y agua.

Siempre existe un lugar,

libre de caos,

para dejar paso a nuestros besos.