Subversiones

Destiendo la ropa en el patio de tus ojos,

buscando la subversión de tus sentidos,

la aurora que irrumpa la rebelión de las formas

en la marejada de todos los pensamientos.

Lo confieso, me gusta recostarme sobre tí

pensando

que todos los océanos son abarcables

Anuncios

Impresiones

Impresiones:

Bajo tu mirada,

mis versos se algopan enmudecidos,

alpinistas de la cordillera de tus ojos.

No sin poesía

No sin poesía,

pudiéramos amarnos al atardecer,

cuando la hierba encuentra su verde insuperable,

y contar las piedras del camino,

buscando cualquier lugar al que llamar casa.

Pudiéramos conversar transformando,

la palabra curiosa, la palabra confusa,

la palabra enredada entre las rosas,

y tal vez, pudiéramos seguir amando,

cuando la noche alcanzase las cortinas,

desmorando los naipes en apuesta

sobre el gris neón de nuestros pasos.

 

Pudiéramos, sí, pudiéramos amarnos…

pero no sin poesía.

Hagamos un poema

Hagamos un poema,

 

conjugado,

en la métrica del vino y  de las rosas

desengranado,

en el alfabeto de los cuerpos,

las vocales amantes

y la matemática perfecta de tus labios.

 

Hagamos un poema

pero hagámoslo,

en la  masa madre

de la factoría de los versos,

esos versos deslizantes,

en cascada,

sobre las cordilleras

que han de tomar el nombre de tus besos.

 

Hagamos un soneto,

alegoría,

encrucijada en metáfora,

del bosque más nuestro,

repleto de arándanos y moras,

incesante,

entre dos cielos,

siempre navegante

entre las laderas de tus ojos.

 

Hagamos un poema.

Incoherencia

Incoherente, mi espacio

sigue recordándote,

renombrándote bajo mi curvatura,

clamando tu regreso.

 

Google siempre me recuerda que estás vivo,

los sitios más visitados,

los parajes más desconocidos,

y esa presión que impone retomarte,

cada mañana entre mis búsquedas.

Alerta de pantalla. No hay mensajes

en la bandeja de los sueños.

 

Por más que preciso tu olvido

atrezo angustiado por la pérdida,

por más que lo preciso,

que me exijo, tu olvido,

mi mente insumisa

trae a mí cada uno de tus besos.