Ausencia propia

Tropiezo,

con la misma piedra,

en el mismo lugar,

casi miméticamente,

reiterando,

los segundos,

la deshora indiferente.

Y pienso,

que fue ya demasiadas veces,

el cántaro a la fuente.

La luna hoy no lleva pasajeros

no aúllan los lobos,

silencio.

La pausa repetida,

suena a ausencia,

pero esta vez de mí misma.

 

Anuncios

Fortaleza

Después de una gran batalla interior, siempre habrá un amanecer en la mirada.

Cuando la noche comienza  

                                                 desasida

de toda barandilla que recubra

                                                    su silencio,

 el insomnio es ajeno al claro de la luna,

y tú,

ese ser desnudo,

sin estampa que lo proteja

                                          inexorablemente

del insistente periplo entre las sombras,

Los argumentos se nos entrecruzan

para disimular sus desaciertos,

                                              es el delirio,

de la mente traicionera que te ofrece

las rebajas del sol para calmarte.

Cuando las bocas están llenas de palabras

se pegan a la ropa,

 se llevan a rastras,

carcomidas,

en la gangrena de la esperanza,

No te digas, no te llores,

no te pienses , no reclames

toparte en las esquinas

con un salvador de baratijas.

Respira hondo, pues,

entierra los desechos de tu porte,

sobrevolándote,

levitándote,

abrazándote,

en la comprensión de que desde ese momento,

el cielo ya no callará para tenerte,

pero tampoco el infierno querrá arrebatarte tu vestido.

Bukowski

Este mi poema va dedicado a un último maldito. Maestro en ese ver profundo en el reflejo de nuestras miserias. Ahi, va…

Sangrar los dedos,

mientras las teclas absorben la vida

y te devuelven

duplicada

la abrupta sinceridad de quien no posee

ningún emblema debajo de su ropa.

Tus versos sobre mis dedos,

deslizándose,

sobre las caras lánguidas,

esas caras derrotadas

que no comprenderán el juego
de ser artificio en  noches invernales

y nieve sobre el verano.

 Dices que creerán

 que nuestro amor es imperfecto,

porque no han sido capaces

de amar plenamente.

Es cierto,

no hay nada perfecto,

si se siente

y todo es acorde,

si simplemente se asiente

ajeno,

al devenir de las notas redoblando,

la marcha triunfal,

esa indecente caída,

que arrebata la inocencia

bajo un papel de celofán.

La indecencia no está en sorberse el sexo,

ni en abarrotarse del vino más barato,

ni siquiera en la caída libre sobre los adoquines

de la impaciencia,

la indecencia está en no sentir,

más que el odio perfecto.

Los dedos siguen desangrándose

y ya me es ordinaria

su cadencia.


Escribimos

              Escribimos

                en la purga incesante de un intestino carroñero,

el balón del mundo postrado ante los ojos,

               esos ojos,

        que se resisten a navegar silenciados

sobre los cristales que se clavan en la huida,

           de la conformidad

                   de un plato de lentejas.

             Escribimos,

             para no persistir ajenos

al pulso de las rocas

               y levitar sobrevolando mares de palabras,

esas palabras,

              que han de traer nueva savia a nuestras venas

y la renovación de nuestra boca.

           Escribimos,

              para resquebrajar las convenciones

                   desatar tempestades,

                sobre el fruto carnoso del deseo

              y traer las verdades a la mesa.

            Escribimos

                en el espacio del comensal ausente,

                   con la cómplice fecundidad

                    de acumular manzanas

                          para mayor gravedad del plato

                    y el desacierto de las flechas.

            Por eso,

                     la poesía duele,

a veces

                      tanto,

                      como la vida

Reflexiones al borde del pijama

Reflexiones al borde del pijama

               El progreso no reside en el mimetismo, sino en la improvisación. Esa bendita capacidad de cometer errores y reiterar, hasta comprender el logro. Equivocarse no es una falta de capacidad, sino un proceso en el aprendizaje, y quien lo hace, cuando descubre su incoherencia, avanza un paso de gigante, mientras que quien reproduce miméticamente lo enseñado, no avanza, salvo que alguien le vaya marcando los compases que debe repetir. Por eso cuando un niño se enfrenta ante un problema y se equivoca, decir que lo la hecho mal es sencillo, explicar dónde está el error es el paso para, quizá, no perder una mente maravillosa.

              Nuestros pies nunca tocan el suelo literalmente. Levitamos milimétricamente, en una distancia imperceptible. Entonces ¿Por qué hay miedo a equivocarnos?

                Avancemos hacia un mundo mejor.

Batallas del tiempo

Lluvia,

recalando la puerta,

sentirse fuera,

ser parte de ese bosque

imponentemente húmedo

que trae la niebla,

sobre los ventanales.

Dibujar sobre el vaho de la cristalera

mientras se quema el tronco,

observando,

 el paso de las ánimas.

La mayor ausencia es la raíz,

que reniega del tiempo que se impone.

Hoy, en el universo de los leds,

hay una bombilla que reclama

su amarillenta luz,

153 años,

son quizá pocos,

para comprender tu gran sentencia,

No sabemos que aquello que perturba nuestra sangre
es sólo su nostalgia de la tumba
”*

Porque anhelar el invierno y el verano,

desear el sol de primavera,

por pensar y reclamar siempre futuro,

nos apartamos del presente,

y de comprender

que la belleza se edifica

de “las batallas de otros tiempos”

*Willian Butler Yeats escribió este contundente verso. Lo he insertado en este poema mio, porque es un honor recordar a un poeta tan grande. Curiosamente hace unos años Irlanda comprobó lo que era ya una sospecha, que los restos que creyeron repatriar de Yeats, no son los suyos. Estos restos, perdidos en un osario común en el sureste de Francia, nos revelan la paradoja de esa metáfora, que pretendía reflexionar, sobre el incesante anhelo de futuro que impide vivir el presente.

Babel

    Escuchar,

       ser como un junco

obviando la rigidez del tronco

y la descompostura de la máxima

que siempre cuenta la historia a su manera.

         La puerta de los dioses,

el adobe cromado,

el ágora,

la recurrencia métrica que expresa

el templo de las aguas,

                  quién dice que tu caos no es tan humano,

como el desafío de tu torre,

el diluvio, la noche, y las contiendas.

  Quizá es hora de reconocer que la soberbia

se da en todos los bandos entre lides,

y que el entendimiento no es una torre en ruinas,

sino un propósito de buena voluntad.