Espejos

 

castle-1998435_1920

Es hora de volver.

Encontrarás la estancia,

menos desordenada y más abierta.

Hay muchos más espejos de obsidiana

y la luna recoge su palabra

bajo la cristalera de madera.

 

No serás indemne si tu espada

no refleja la luz.

Pero si tu metal es tan traslucido

que conoces las artes del amor,

entonces,

mi amado caballero,

si la diosa lo permite,

danzaremos hasta el amanecer,

reflejando cada palmo de la noche

en el banquete de las máscaras.