Nunca me gustaron los poemas

  que comienzan con la palabra espejo.

  Siempre es traicionero reflejar la imagen propia

  en un pequeño artilugio de obsidiana.

  Su sangre volcánica no olvida,

  que un día fue fuego, magma, fuerza

  para arremeterse desde dentro.

  El pequeño artilugio nos traiciona,

 revelando algo más que la fisonomía,

  por mucho que maquillemos las palabras.

Y, sin embargo, hoy quiero hablar de espejos,

de esos espejos cóncavos, redondos,

  que hiperbolizan nuestras manos,

  concentrando la luz para agrandarnos.

  Del espejo convexo de la abuela,

  abarrotado del tiempo transcurrido

  entre manchas negruzcas y otras pardas

  para dispersar los haces de luz,

  sin que nadie pueda reflejarse por entero.

  Curiosa alegoría, nunca somos nosotros

  cuando pretendemos auto- reflejarnos.

6 comentarios en “Espejos

Responder a Carmiña Carmela Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s