Pesadilla

Hay veces que  me siento temblar

Inapreciable e invisible

sobre el extremo de una cuerda

indivisible con mis pies

No me caigo

sostenida en el sueño

 

El aliento del precipicio

provoca un escalofrío sobre mi nuca

la alerta del abismo

No tengo más cuerdas

Pesadilla

Movimiento

Movimiento

Impaciencia de ir sumando tiempos

Ese ir y venir, volver, salir, correr, llegar, marchar, partir

Un día tras otro día cayendo en plomo sobre el calendario

entretenidos en el devenir de una nueva exigencia

Van pasando los días y parece que la vida se desliza en nuestras manos

Es posible optar por un viaje distinto

Idear un vuelo sobre el campanario de los pensamientos

cuando vibra la noche con destellos azules

sobre las notas que el agua compone en la cascada

y la música incita a bailar entre corrientes

permitiendo humedecer los pies mientras salpican

la sintonía sinuosa de sus pasos

Conjuro en luna

 

Hoy me conjuro en luna

hacia una intensidad en apelativo

Quebrando destinos para jugar con amapolas

y no demonizar mis algoritmos

Hoy me conjuro para urdir las tramas

que dejan poso en libros encendidos

y deshojan ramas de té entre sus letras

Hoy me conjuro en luna

dejando entre las notas de este lienzo

el aroma impresivo de mis labios

Amigas

Para una amiga muy especial que cumple hoy años, y para todas las amigas

 

Ser amiga es saber

que aunque pase el tiempo

ya vengas de lejos

aun debas irte

siempre habrá una taza de té

una conversación

un puente de palabras

Ser amiga es

compartir noches, compartir días

risas, fuegos, lamentos, brisas

y por muchos vendavales,

aun vengan cíclopes de hielo

encontrar el abrigo

atrapar el consuelo

tejer sueños de nube

siempre en vuelo.

 

¿Cuántas motocicletas necesitas?

Me sentía atrapada en un túnel

era pequeño, veía la salida

podía a caminar hasta alcanzarla

y sin embargo, dudaba

pensaba,

puede estar bien permanecer sentada en este asfalto

no es mucha cosa, es un lugar inhóspito, pero…

pudiera ser que a la salida no encontrase un asfalto mejor

dudaba

si quedarme observando el tenue gris de sus paredes

pudiera ser que ahí fuera no existiera  ese color

dudaba

si quedarme pegada a la humedad de sus paramentos

pudiera ser que todo habitáculo exterior fuera también húmedo

Por eso, aunque el túnel es pequeño y veía la salida

me sentía atrapada

Los tentáculos de mi cerebro no me dejaban revolucionar

hasta que el ruido de una motocicleta me obligó a levantarme

Comprendí que la carretera no era el mejor lugar para sentarse

y en ese momento caminé hacia la salida

y sabeis, no solo había asfalto sino dulce hierba, arena, piedras

no solo había gris, sino rojo, azul, verde, violeta

y no había solo humedad, sino sol, intenso sol y nubes

Me pare un instante  y pensé

cuántas motocicletas necesitamos

para concedernos el derecho a seguir viviendo

Sal del tunel.

 

Ovillo

                  Muchas veces, por propio instinto de autodefensa, nos alienamos o bloqueamos pretendiendo evitar el dolor. Sin embargo, el dolor persiste. Este poema trata de reflexionar sobre esta situación.

 

Enroscarse, enrocarse, enmarañarse

Ser un ovillo

y descartar la lana

pretendiendo ser cristal en fuego

impune de lamentos

incandescente en brillo

Enroscarse, enrocarse, enmarañarse

para desabrigarnos de emociones

imposible defensa

imposible el acierto

pues todo lo que duele queda dentro

entre las madejas del recuerdo

y la huella contusa del silencio