Impaciencia

Me duelen las manos

atadas,

en los cordeles de la paciencia.

deteniendo mi ahora,

en reloj durmiente,

y, ya voy,

contando todas las horas,

que me restan,

para conocerte.