Manifiesto anti-frases hechas

 

Las palabras  no quieren frases hechas

ni asueto de domingo en las esquinas,

las palabras, manidas,

se incomodan

en la revolución de los sentidos.

 

Saltan al vacio, rompen, ruedan, rumian,

las palabras retozan en sonido,

reveladas al eco, golpeando

cual baquetas

percutiendo

todas las emociones.

 

Las palabras se van

y nos viajan,

regresando desde cualquier olvido,

las palabras, esas que cuando vuelven,

en ese tono distorsionado en el que se dicen,

las mayores verdades,

entonces,

hablan de la Poesía

 

Anuncios

Degas

 

Son tus manos

ayudantes,

una cadencia sincrónica

remarcando

los  trazos de tus huellas.

 

Pinceles,

pies danzantes,

de tu azulado  imperio,

impresiones,

sobre la llanura de los nombres.

 

Siempre es complicado

ser amante

de la versatilidad

de tus escenarios.

Chistera en mano

bastidores

en la trasgresión

de las miradas.

 

Una función permanente

para sonrojarnos

en el calculado devenir de tus retratos.