Oopart

 

                      Muchas veces pienso que la realidad nos pone pistas delante de los ojos. Nuestra vida cotidiana se rellena de objetos que parecen traídos del pasado, y no me refiero a los recuerdos que podríamos haber acumulado, sino a aquellas cosas que nosotros no hemos puesto ni decidido traer al presente, pero que nos tropezamos con ellas. Fantaseo con el hecho de que algunas de las otras cosas que nos encontramos, puedan pertenecer al futuro. La realidad es, ciertamente, algo muy ajeno a lo que vemos. Quizá de ninguno de nuestros avances ha dejado de ser guiado.

Oopart

 

Un árbol, guiado hacia los cielos,

se revela, por instantes, a la poda,

rebrotando ramilletes en las ramas

quebradas por la sierra.

 

Reubicarse, como si la encrucijada,

fuera solo un reto,

para quebrar las vibraciones

de los universos incendiados.

 

Cada palmo de mi materia,

guarda un trozo de casa,

una pista casi indescifrable

de la conjunción de los pasados.

 

Mi mente busca pruebas,

anecdóticas,

del rastro de aquellos azulejos,

la escalera de mármol,

el pasillo

y el olor a naranja recién recolectada.

 

Sé que tienes un mensaje tras tus manos,

y yo una ventana,

hacia las montañas,

que todavía saben

dibujar tu futuro nombre.

 

 

 

 

 

Anuncios

Demando tus manos

Yo demando tus manos,

la mirada hacia atrás,

el fuego,

la trastienda

de la caverna de las ideas.

 

El epicentro de la mentira

nos pretende,

agitándose

en la propagación de sus cimientos,

ofreciéndonos

la bengala aparatosa

de la abundancia.

Pero la barrera ignífuga de tus ojos

nos permite transitarnos sin cadenas

 

No preciso

la tela verde del croma

para ver el paisaje

que recorren

nuestros cuerpos amantes

en todos nuestros parajes.

Yo demando tus manos,

el  asiento

indescriptible

de tu boca

sobre mi nuca,

una llamada a la eterna primavera

danzante,

sobre el lago del averno.

 

Reflexiones del domingo

Es un dicho ya muy repetido, uno más uno, no siempre son dos.💞💘💖

     No hay verdad totalmente inmutable😎😎. Todo depende de las circunstancias en que se haya de desenvolver las mezclas o las uniones, la ley física aplicable, los elementos interactuantes a tener en cuenta. 🤦

   Un abogado pregunta al médico-forense, tratando de hacer valer una versión favorable a su cliente ¿La medicina no es igual que las matemáticas? Premedita ya la respuesta, “archiconocida”, o muy aceptada, de la negación. Sin embargo, el Médico forense le responde “depende” ( y no es gallego, pero por lo listo que es, pudiera serlo😊)

       Funcionamos con leyes, normas, máximas o como le queramos llamar, en el campo de los maximalismos, que luego son válidas cuando responden a los casos concretos, pero pueden ser totalmente falsas en otras circunstancias. Los campus de ciencias están llenos de tantas o más “ versiones contradictorias”🤓🤓 que los campus de letras, o mejor dicho quizás las letras son las que pretenden hoy asentarse, en ese “ansia” de parecer ciencia exacta, en una realidad inmutable.

 Queremos un mundo de máximas, en el fondo nos da seguridad. Pero esa sensación de seguridad nos puede llevar a engaño.

 

 Pues depende…😀😀😀. Por eso quizá la versión de no rallarse en el día a día, resulta la más favorable para nuestro❤❤Y nos permite manejar más posibilidades de nosotros mismos. En definitiva, nada es igual que ayer.😉🎉🎉✨✨.

  Buen domingo😎😎

 

 

Agujero negro

Alejate de mí,
yo no soy farol que ilumine
tus parábolas de Netflix,
y mis botas tienen más arañazos que tachuelas.
No te traigo espejos predispuestos
ni zombies ni vampiros.
ni siquiera, damiselas de cara blanquecina y en apuros.
Mi página de apuntes se quebró en una esquina
cuando perdió la lírica y los versos se hicieron carnavales

Aléjate de mi,
mi luz conoce el rojo de las constelaciones,
ha contaminado los colores,
conjugando los verbos,
en el tejido curvo y matemático,
más allá de la próxima centauri,
que forman los lunares en mi antebrazo,
tatuaje impreso al sol de la palabra.

Alejate de mi,
Yo no te traigo la ilusión, los focos
Los guiones de estrellas
mis manos solo dibujan,
un insolente big bang,
el nucleo desnudo,
esa parte que te cuenta
que todo lo que tu crees ver
Simplemente es
PASADO.

Ángulo muerto

              No sé si alguna vez pensáis que, quizá, lo que se nos vende como realidad, no lo es, sino parcialmente. Lo que se afirma como logro, éxito, reto puede no ser sino un auto-engaño.  Nos retroalimentamos en unas exigencias absurdas. La vida se presenta quizás más simple, pero, a la par, por ello más complicada si pretendemos dimensionarla. El nacimiento, el origen, la evolución desde, parte de un cálculo que no podemos realizar con la fracción. He aquí la irracionalidad y a la vez, la vida…el amor. Tal vez- es una pequeña impresión- exista un ángulo muerto que no divisamos.

 

La razón pervierte la medida de mis días

en puntos, cuartos, minutos, segundos, horas

retocando espacios irreales sin tu nombre

una pantalla anuncio entre mensaje al uso

y logros dimensionables

 

La razón pervierte la ecuación de tu rostro

estrella de mis pensamientos

Y porque nada fraccionable resulta interesante

yo me anclo en la fuerza expansiva

que siempre me promete tu pasión

 

El amor sin pasión no es siquiera negociable

pues los rincones de la impaciencia se repiten y son finitos

la finitud debilita y debe descartarse

 

Nuestra unión ha de basarse en ángulos

de ellos ha de partir toda línea

 

Sé que tú quizás ahora no me comprendes

pero aunque tú no me comprendas

el cálculo cobra sentido si me sigues

 

Reflexiones sobre la realidad

La realidad es lo que yo miro, y lo que no miro.
La realidad es como los estantes de mi armario. Busco una camiseta y nunca está, por mucho que revuelva, saque todas las camisetas una por una, pero cuando ya he desistido, al cabo de dos o tres días, allí está siempre ella, en ese dichoso estante, tan flamante, desafiándome y diciéndome, pero si estaba allí, siempre lo estaba…es que no mirabas bien.
En fin, en ocasiones, hay tanto de real- o de irreal quizás- en lo que vemos como en lo que no vemos.

La realidad es lo que imagino.
Hoy no me refiero a esas historias fantásticas sino a los miedos. A veces lo que percibimos como real no es más que nuestros propios miedos y nos cuesta ver más allá de dichos temores. Hay dos tipos de personas, las que se auto-engañan aparentando ser mejores, teniendo más cosas o atribuyéndose más virtudes que el resto, y aquellas otras que saben que la paz solo se halla dentro de uno mismo. Cuando era niña no sabia bucear en mi interíor y para superar mis miedos descubrí los rituales. Como imaginación no me faltaba, basta recordar la historia de las piñas adivinas, inventé el que ha sido mi ritual favorito. Busca un recipiente de agua pura, con tapa. Explica en un cartón pequeño tu miedo, sumergelo en el recipiente, tapalo y déjalo reposar en un lugar cerrado y sin luz-para no contaminar el resto con la energía negativa del miedo-. Al cabo de 2 días o cuando el cartón este en el fondo, retira el agua, purifica el cartón secandolo al sol…y ya se fue el miedo. Era una manera de decirme que el obstáculo estaba en mí misma. Probarlo…funciona.

¿Y que es la realidad?

La realidad ya no tiene vuelta, ni giro ni tuerca ni marcha ni atrás. La realidad no es voz de profeta ni tiene sonido, ni tregua ni tino, ni solo destino, ni qué comenzar . La realidad no tiene sentido. Y todo es un timo: truco de poeta y mención de asceta. Lo que ahora parece, mañana no está…
La realidad es cuenta infinita, cien números unos y doscientos treses . Un mundo a tus pies. La realidad son las cuatro cervezas que este domingo me tomé en el bar. La realidad es el ritmo a su paso, retomando sombras, aquí boca abajo, dibujándote…dibujándola.
La realidad es sorbete de lima, pasado que agita, arena perdida y un nombre en el mar. La realidad no es más que crudo algoritmo Lo que yo imagino, también lo que miro…Y lo que se va