Resulta altamente superfluo

decirte que el tiempo no sobra,

que la vida no es apuesta,

que no hay minutos ni horas

ni es la tarde la que embarga,

que apremia el reloj y en la resta

toda nota se acobarda.

 

Resulta, en verdad, prescindible

y sin embargo, no amainas,

ni la tormenta de fuego,

ni la ventisca de lágrimas,

los acentos del reproche,

atrapando mi palabra.

 

Resulta altamente superfluo

Y sin embargo, no arrancas,

pasionaria de tu jaula,

esperando que alba al día

te regalen la esperanza.

No está en los otros tu vida

sino dentro de tu alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s