El amor que no se fue

No tiene horas el día, no tiene horas

Para entretejer  tus labios

con los hilos del recuerdo,

para no seguir pensándote

entrelazado a mis manos

en imaginado encuentro

y es que te sigo llevando

en mí,  muy dentro, muy dentro

 

No tiene horas el día, no tiene horas

Voy añorando tus pasos

en las baldosas de invierno

Me duele porque te siento,

te siento porque te tengo

clavado en mi pensamiento

y presente en cada sueño

 

No tiene horas el día,  no tiene horas

porque te sigo queriendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s