Saco de boxeo

Un saco de boxeo

desencajándose,

a los golpes.

 

Muchas veces me siento

el propio saco,

desterrando,

mis contornos,

concentrando el impacto,

el saco golpeado, inanimado,

en su vaivén,

retorciéndose…

El ambiente es plomo sudoroso

escasea la luz,

y tal vez el oxígeno…

 

Hay veces

que también soy el púgil

hiriente en sombra,

en la rebusca,

de las emociones derrotadas.

 

No me gusta este combate

ni las cuerdas del ring,

esta batalla

no es más que una huida.

 

Hay veces que me siento

un saco de boxeo.

 

 

 

 

Anuncios