Western

Ser un vaquero,

cabalgar sin límite sobre un caballo blanco,

tiene mucho de quijotesca empresa,

buscando dulcineas en salones,

que huelen a whisky barato

la afrenta del repoquer,

y ese desierto empujando al alma hacia el poniente.

 

Los cactus no saben de palabras,

siempre tienen una flecha escrita

sobre las espinas de las impaciencias.

 

En el mundo de los buenos versus malos,

la rebeldía es solo un acto complaciente,

la carne de cañón tiene fecha de caducidad

y el ferrocarril traerá una nueva empresa,

la superioridad del norte que se impone

sobre la infantil dicotomía de los sueños.

 

Los vaqueros en extinción extrema,

en un mundo trepidante del comercio,

un préstamo de vidas,

el primer automóvil

aquellos nuevos sombreros,

y los vestidos imperiales

destronando a las botas y al can-can.

 

Los indios en reserva,

la danza de la lluvia,

generando círculos,

expandiendo caza-sueños en imposibles árboles

de la extensa llanura.

 

Es curioso, pero mis ancestros,

giraban las cintas hacia las nubes,

buscando el espiral de la conciencia.

 

Mientras la caballería tome alas

sobre los fuertes en cinemascope,

seguirá rondando

ese silbido

a cien pesetas y un bote de coca-cola (1),

anunciando el climax del relato.

THE END.

 

 

 

 

(1)Kurt Savoy fue a un concurso de radio para ganar cien pesetas y un bote de Cola Cao con una canción de Elvis, y en lugar de ello, decidió lanzar un silbido que acabaría personalizando las bandas sonoras de los”western”

 

Anuncios

La ética contaminada

Cuántas son las muertes que no asisten

al funeral de nuestros fundamentos,

en esta sociedad de cicatrices,

de manos vendadas

y la vista perdida

en la receptación de las miserias.

 

Cuántas son las muertes que en la vida

transitan en los estercoleros de la ausencia,

zombies demandantes de la sal que crece

contaminada

entre las grietas del asfalto.

 

Cuántas son las voces conformadas,

las voces despistadas,

en el acúfeno de la sobrevivencia

y cuántas las borracheras que se fraguan

en los soportales de la impotencia.

 

Y, yo, persisto en creer en luna abierta,

la llave del portal,

en aquel día

en el que las luces de todas las ciudades

podrán amanecer,

sin permiso,

reclamando

ser cascada

de oxígeno

sobre los pulmones del futuro.