Los ojos del mal

                        Que el mal existe en algunas personas es una realidad. No hay locura en el vecino que a la par de sonreir amablemente cuando va a comprar el pan, maltrata a su pareja, a su madre, a sus hijos o a sus dependientes. No hay locura en él que, anteponiendo sus propios deseos objetualiza a los demás, buscando en ellos la satisfacción propia, sin ninguna empatía con sus sufrimientos, sea por dinero, sea por satisfacerse sexualmente, sea por orgullo, sea por despecho. Pero el mal dota a las personas de una característica propia:Su mirada. Obviamente los ojos son diferentes en su forma o color, pero la mirada, la mirada, siempre me impresiona la misma.

                     Hace unas semanas, reflexionando en estas impresiones, escribí lo que ahora comparto:

LOS OJOS DEL MAL

El mal no tiene corazón

El mal tiene mil rostros

pero el mal siempre observa con los mismos ojos

atornillados, fijos, impasibles, rotos

encallados sin puerto,  a veces hirientes,

otras perdidos, anclados, sin  destino

Por mucho que se escondan

Oscuros, huidizos, cabizbajos

Por mucho que te devuelvan desafiantes la mirada

Inexpresivos, arrogantes, pretenciosos

Siempre son los mismos ojos.

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s