Decepción

La noche no despierta,

 de la misma manera

cuando la tarde amarga

 la suerte mensajera

y te arrebata el alma,

desatando la niebla,

de un periodo confuso

 que no aguarda ni espera.

 Y todo lo que pesa

 aturde los sentidos,

 queda pegado dentro,

 cual mago del destino,

en corte de baraja,

 con el as en la manga

y la burla en camino.

No existe nube roja,

 ni pipa de la paz,

la sartén bajo el mango,

la luna de metal,

inalcanzable y triste

desespera en final

abocándose a abismos

derrotados al mar.

Quien por querer se daña,

no debe querer más.

Anuncios

10 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s