En ti. Cuídate

En tu mano veo un paisaje,

que sabe a madera y a raíces,

un mar de besos, oleaje,

y esa brisa

que descubre

un universo sobre tus ojos.

 

Tu piel me invita a navegarte,

en el perfecto diseño de tu rostro,

imaginando

mil maneras de amarte,

en cada segundo que me ofrezcas.

 

 

En tus ojos veo la tierra,

el hogar, la casa, la paciencia,

esa tierra,

que suena a sinfonía cada tarde,

cuando la luz refleja

la naturaleza sobre los pies.

 

En ti

reside el árbol más hermoso

y mi mejor primavera.

 

 

Cuídate,

eres mi mejor apuesta.

 

Amarse: El reto de los 21 días

En estos siguientes 21 días, publicaré cada día un poema que nos enseñe a querernos a nosotros mismos. Que sea amarse y cuidarse el reto de estos 21 días. Si nos cuidamos, cuidaremos también de los demás.

 

 

Vigésimo primer día de confinamiento

y quizá demasiado tiempo

en regresión.

 

Cada tramo del pasillo proyecta los pasos,

aquellos no vividos, los perdidos,

cuestionando las bifurcaciones,

cada elección de la vida, cada espacio,

dando vueltas al yo.

 

Es hora de parar. Darse permiso,

para amarse, simplemente.

 

La luz traspasa la ventana

iluminando el suelo de madera,

quiérete,

ten esperanza.

 

Hallaremos una puerta abierta

que nos devolverá la primavera.

 

 

 

En ritmo pop, un poema- reflexión,  que escribí hace tiempo, sobre el estado de confusión en el que muchas veces nos sentimos:

 

ATRAPADOS.

Cuando la luz no resplandece, alzándose.

cuando la sombra no es lo que parece, retándose

Yo…te siento tan lejos…

Quizás al otro lado del universo,

en el otro extremo del tiempo

somos seres diversos.

 

Y es que estamos atrapados, desviados,

sin sentido ni razonamiento,

desterrados, apagados,

en el umbral de los sentimientos.

 

Alienados:

Envite en un juego que no tiene premio,

Condenados

entre pantallas de pensamientos.

 

Buscando el origen entre mil destinos

sin saber qué hacer,

una sola flecha sobre mis pies.

Ya nada es,

Todo se fue.

Solo nos queda

Retroceder

En definitiva, volver a ser

 

Y es que estamos, atrapados, desviados

sin sentido ni razonamiento,

desterrados, apagados

en el umbral de los sentimientos,

sin saber qué hacer…

Buscando el origen en mil universos,

siendo seres diversos

Fuerza

Rompe la luz y es grito desgarrado,

las ventanas cerradas de la noche,

y el aplauso temeroso de la tarde.

Paseo por el pasillo, cual fantasma,

buscando un linimento que me lleve,

a alguna dimensión desconocida.

Algo, una pócima, que no me haga sentir impotente,

que me torne en disidente y alistada

a los carruseles de la esperanza.

 

Pero no encuentro acomodo

me revuelvo, me rasgo, me impetro, me ignoro.

recorro las escaleras vacías,

me imagino,

la recta sin peldaños,

y pregunto,

¿dónde se halla el universo de cien lunas?,

¿dónde encontrar la cinta para reclamarte,

en esta primavera?.

Y dónde encontrar el duende que me escoja,

unos zapatos para recorrerte,

en la anchura generosa de tu nombre.

 

Nuestro círculo de fuego se torna en lágrimas

desgarradas en la suerte de sus hijos,

y maldigo mis manos vacías ante el techo del abismo.

 

Pero, un sonido inexplicable surge

desde dentro del bosque,

el aroma del arpa, columpiándose,

sobre nuestros ojos.

 

Y he ahí, el roble,

árbol herido que nos muestra su mejor verde,

nos está esperando para descubrirnos,

la fuerza de sus ramas.