Ego

Habito en las esferas de tus ojos

para lamerte desde dentro,

demandándote,

en un continuo intento,

la satisfacción de mi alimento

en mi voracidad,

invasora,

de la marca identitaria de tu rostro

Anuncios